Saltear al contenido principal
Hansel Y Gretel

HANSEL Y GRETEL

Esta es la historia de la ópera Hansel y Gretel que viviremos este domingo en el Teatro Metropolitano, una creación musical del alemán Engelberg Humperdinck y cantada en español gracias al profesor Javier Franco:

Hansel y Gretel son un par de hermanos, que viven en una humilde y destartalada casita en medio del bosque. Sus padres Pedro y Gertrudis, se ganan la vida fabricando escobas. Pero son muy pobres y desde hace varios días los alimentos escasean. Hoy sueñan con los deliciosos sabores que podrán disfrutar con un jarro de leche que les envió de regalo una vecina. Hansel y Gretel, se quieren mucho, pero a veces también pelean. El chico es perezoso y no cumple con las tareas que le encomienda la madre, ella, es una niña soñadora que disfruta con el baile.

Al regresar a casa, cansada y triste, la madre reprende a los niños por desobedientes y los envía al bosque a recoger fresas. Algo más tarde se oye desde lejos la voz del padre, que regresa cansado, pero muy contento porque ha logrado vender todas las escobas. Con el dinero obtenido, ha compadro comida, que muestra orgulloso a su esposa.

En el transcurso de la conversación, Pedro nota la ausencia de los niños. La madre le cuenta que los envió al “Bosque de las rocas negras” en busca de fresas. El padre, horrorizado, cae en cuenta de que en ese bosque vive la malvada bruja Rosina Golosa, quien tiene fama de coger niños como prisioneros y meterlos en una jaula, dónde les da comida para engordarlos y luego darse un delicioso banquete.

Los hermanitos se han perdido en el oscuro y tenebroso bosque. Están muy asustados y creen ver por todas partes seres malvados. Se les aparece la amistosa Hada de la arena, que les pone un granito en cada ojo para que logren dormir y descansar. Cómo no saben encontrar el camino de regreso a casa, deciden pasar la noche acurrucados junto al tronco de un gran árbol. De pronto, un grupo de ángeles aparece para cuidar su sueño.

A la mañana siguiente, los despierta el Hada del rocío. Gretel es la primera en saludar el nuevo día y decide llamar al dormilón de Hansel. Una vez que se han levantado, continúan con su aventura por el terrorífico bosque. De pronto se encuentran con una maravillosa casita, toda hecha de mazapán, en la que vive la bruja Rosina Golosa. Al principio, la bruja finge ser amistosa, para ganarse la confianza de los hermanitos. Con ayuda de sus poderes mágicos, los paraliza, primero hace prisionero a Hansel y lo mete en una gran jaula; luego convierte a Gretel en su ayudante.

Los niños, horrorizados con lo que saben que les puede suceder, se llenan de valor y en un descuido de la bruja, la empujan de cabeza al interior del horno. Así se romperá el hechizo de la malvada bruja Rosina Golosa y se liberará a otros niños que ella tenía prisioneros y hechizados.

Finalmente Pedro y Gertrudis encuentran a sus hijos y todos juntos y felices, celebran la desaparición de la terrible bruja.

Deja un comentario

Volver arriba
×Close search
Buscar